Investigador chileno crea una técnica que evita exámenes invasivos al corazón y las arterias