Según un estudio, una proteína del corazón ayudaría a diagnosticar antes el párkinson


Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater

A partir de unos cambios en una proteína del corazón los especialistas podrían diagnosticar el futuro desarrollo de la enfermedad de Parkinson hasta 10 años antes de su aparición.



La enfermedad del Parkinson suele aparecer entre los 55 y los 60 años de edad. Es ese instante cuando los temblores, la rigidez motora, los problemas de sueño o el cambio de humor suelen ser ya muy característicos.

Lo más complejo de esta dolencia es que, cuando el paciente recibe el diagnóstico, la afección degenerativa va a ser constante y progresiva. De haberse detectado en fases más tempranas, cabría la posibilidad de tomar otras medidas con la cuales frenar su avance o el impacto de su incidencia.

Sin embargo, la mayoría de las personas que acuden al médico en busca de un diagnóstico están ya en una etapa en la que lo único que se puede aspirar es la prolongación de la funcionalidad de la persona. ¿Cómo? A través de medicamentos orientados a elevar el aporte de dopaminas en el cerebro.


Te Recomendamos:


Tarta de chocolate con buttercream de frambuesa

Los 10 mejores alimentos para proteger el corazón