Según un estudio, una proteína del corazón ayudaría a diagnosticar antes el párkinson